“No el mucho saber harta y satisface el ánima , sino el sentir y gustar de las cosas internamente” (Ignacio de Loyola, EE.EE)